miércoles, 24 de febrero de 2010

15 cm para tu placer y felicidad

"Hombre heterosexual para mujeres y parejas. En Toledo capital. Fotos reales. Bien dotado (15cm) para tu placer y felicidad. 15 minutos: 50 euros, 30 minutos: 75 y una hora: 120 euros. No os arrepentireis, os haré gozar de felicidad como nunca".

Cuando yo iba a confesarme a mi parroquia de Santiago - hace mucho, mucho, pero que mucho tiempo - mi cura no se me presentaba con estas tarifas y el placer y la felicidad se reducían a tres padresnuestros y un avemaría para quítame acá estos pecadillos.

El caso es que estas palabras pertenecen a los anuncios en Internet que un párroco de Totanés y Noez (dos pueblos de Toledo donde Cristo perdió la sandalia y el cura algo más de ropa) utilizaba para venderse. No contento con eso, se le acusa, además, de robar "presuntamente" (como se dice ahora) 17.000 euros de las hermandades de los municipios para gastárselas en líneas telefónicas eróticas y otros servicios sexuales.

En Público aparecen hoy unas declaraciones de antología formuladas por una feligresa al conocer les affaires de su cura: "Está muy feo. Porque lo de robar puede ser una mala tentación, pero lo de gastarlo luego en mujeres..." ¡Eso es lo que duele!

Por cierto que el obispado ha cesado fulminantemente al susodicho. ¡Si es que van echando a los mejores, cagüendios!

4 comentarios:

Benedicto dijo...

¡Qué pena! Pobre hombre.
Pero no hay motivo para blasfemar ni para lamentarse por no haber recibido un "servicio espiritual" semejante.

Por suerte, esto son hechos tan excepcionales como, por ejemplo, el maltrato en guarderías infantiles.

¿Qué decimos a este desgraciadillo?

«Si queremos presentaros ante Él, también debemos ponernos en camino para ir al encuentro unos de otros. Por eso, es necesario aprender la gran lección del perdón: no dejar que se insinúe en el corazón la polilla del resentimiento, sino abrir el corazón a la magnanimidad de la escucha del otro, abrir el corazón a la comprensión, a la posible aceptación de sus disculpas y al generoso ofrecimiento de las propias»

Víctor Manuel Casco Ruiz dijo...

¡Amen!

Anónimo dijo...

¿porqué cada año, la semana santa tiene fechas distintas?

Equilicua dijo...

Cuando era pequeño mi abuela quiso que estudiase pa cura. Yo le respondí que entonces no podría tener hijos.
¡Uy que no, anda no seas tonto que son los que mejor viven! ¡Si lo sabré yo!

En fin, eran las cosas de mi abuela, republicana ella, que nunca se casó por papeles la muy ireverente.