sábado, 16 de enero de 2010

Un crimen dormido

En la Biblia hay un crimen dormido, un crimen que se nos ha pasado por alto a los ateos en nuestras minuciosas pesquisas. No, no me refiero a los abundantes asesinatos que circulan por la misma, tan evidentes, tan claros y transparentes, generalmente demandados por el piadoso Yahvé, ni siquiera a los cometidos a lo largo de los siglos en nombre del dios único más único que los otros dioses únicos. Este es un frío asesinato cuyas circunstancias - en un entorno familiar, con alevosía y premeditación, sin respetar la edad siquiera - me propongo desvelar próximamente.

Han sido largas pesquisas frente a unos vinos, con la inestimable ayuda de mi compañero de andanzas Valentín. Seré generoso y os doy todas las pistas por si queréis descubrir vosotros ¡el crimen oculto en el Génesis!

Las huellas dejadas están presentes en Gen. 5.25, Gen. 5.27, Gen 5.28 y Gen. 7.6

No hay comentarios: