miércoles, 20 de enero de 2010

Crimen en el Arca de Noé

En esta foto tenemos un argumento que puede compaginar la inexistencia de dinosaurios en el mundo con el relato mitológico del Génesis, pero éste no es el crimen que me propongo resolver.

El crimen fue cometido en la persona del siguiente y simpático abuelete:



El finado. ¿Quien lo mató?

Este feo asunto que voy a desvelar habría sido imposible de resolver sin las aportaciones matemáticas de mi Watson particular "Sir Valentín". A decir verdad casi todo el trabajo lo ha hecho él, pero ya saben que en las novelas policíacas el detective debe hallar la solución al enigma, nunca el adjunto.

Nos ha llevado unos cuantos vinos el descubrimiento, y visto el éxito pensamos seguir indagando en este Libro Sagrado para descorrer el velo de lo que se oculta ¿que otros crímenes se esconden en el Nuevo y el Viejo Testamento? Pronto lo sabremos.

Por el momento, hoy presentamos el caso de Mathusalen: ¡crimen en el Arca de Noé!
Mathusalen es el hombre de más edad que se menciona en el Antiguo Testamento. Murió - no se especifica cómo - a los 969 años.

En Génesis 5.25 leemos que: "Y vivió Mathusalen ciento ochenta y siete años y engendró a Lamech"

Después, en Génesis 5.28 leemos que : "Y vivió Lamech ciento ochenda y dos años y engendró un hijo, 5.29 y llamó su nombre Noé".

Hasta aqui la cosa está clara. Mathusalen tiene 187 años cuando engendra a Lamech, quien a sus 182 engendró a su vez a su nieto, Noé. 187+182 son 369 años. 369 años lleva viviendo Mathusalen, y el Génesis 5.27 nos dice que "fueron, pues, todos los días de Mathusalen novecientos sesenta y nuevo años". Es decir, le queda por delante 600 años para disfrutar de la vida, tener más hijos e hijas (Génesis 5.26) y disfrutar de las carantoñas y alegrias de su primer nieto Noé.

Pero ¿va a corresponder Noé a este amable y viejo anciano? ¿Le dará todas las alegrias?
Como sabéis, el bondadoso dios Yavhé en Génesis 6.6 nos dice que se ha arrepentido de crear al hombre (sorprende que se arrepienta, teniendo en cuenta que como omnisciente que es ya debía saber el resultado) y por ello decide ahogar a todo bicho viviente, hombre, mujer, niño... y animales. ¿Qué cosa mala han hecho los animales? No lo sabemos. Pero morir, han de morir también.

Pero hete aquí que Noe "halló gracia en los ojos de Yavhé" (Génesis 6.8) y decide salvarlo a él, a su familia y a unos cuantos animales. Y aquí llegamos a lo crudo de la cuestión:

Mathusalen con 187 años tiene a Lamech. Lamech con 182 años tiene a Noé "y siendo Noé de seiscientos años, el diluvio de las aguas fue sobre la Tierra" (Génesis 7.6).

Hagamos ahora la cuenta:

187 años + 182 + los 600 que vive Noe antes del diluvio son ¡969 años! La edad en que murió el pobre viejecito. ¡Ahogado en el Diluvio! ¡Su nieto no tuvo a bien decirle sube acá y sálvate! Hay que ser cabrón, perdón por la expresión.

En la Biblia no se especifica como muere el abuelo, pero es sospechosa la coincidencia, muy sospechosa. Fiáte de la familia.
++++
Nota:
Las citas provienen de mi edición de la Biblia de Reina-Varela, la primera Biblia escrita en español... por unos protestantes (1569-1602). Podría haber escogido una tradución católica (tengo en casa ocho Biblias distintas) pero me apetecía joder un poco.

3 comentarios:

Despotrikator dijo...

Pues a mí me parece que está clarísimo. Noe lo hizo todo por la supervivencia de la especie (más bien de todas las especies) Noe sabía que pasarían muchos días vagando a la deriva en su arca y lo más seguro es que a un abuelete con casi mil años de experiencias vitales le diera por ponerse a contar batallitas. Semejante tortura durante tanto tiempo podría llevar al resto de seres vivos del arca a lanzarse por la borda, con lo que lo de volver a repoblar la Tierra se pondría chungo.
Aunque ahora que lo pienso igual es que se lo dejaron olvidado en una gasolinera... No sería la primera vez que pasa...

Saludos

Carles dijo...

¡Lo que hacen algunos por heredar!
Lo que no recuerdo que se narre es cómo regresaron desde la Armenia caucasiana, donde habían mal aparcado para no pagar, toda la tropa; y quien hacía los bocadillos y las fiambreras, así como quien explicó a cada tigre -¿vegetarianos?- cual era el camino a su parcela... ¿Llevaban GPS? ¿Volaban con Air Comet y Viajes Marsans? Tendrá que seguir investigando el amigo Valentín Holmes un rato más, me temo...
Salut! Carles.

Angelillo dijo...

qué viñeta más cachonda... Está claro, yo como paleontólogo, debo buscar los restos del arcá de los dinosaurios, y el arca de los trilobites, y el de las meganeuras... 4004 años bíblicos dan para esto y mucho más. Cuántas cosas por descubrir, oh dioses...