jueves, 1 de abril de 2010

¡Demasiadas cosas y tan poco tiempo!

Esto de escribir en blog, artículos en revistas, colaboraciones y militar en varias cosas lleva más tiempo del que yo quisiera.
Por lo tanto voy a centralizar todas las entradas en mi primer blog
Donde seguiré escribiendo mis comentarios sobre las religiones, las iglesias y demás supesticiones.

martes, 23 de marzo de 2010

Doña Carmen: ¡Principios!

Esta mañana los compañeros de Cáceres Laica hemos dado una rueda de prensa para presentar las próximas campañas (entre ellas una entrega de apostasías) y una carta dirigida a la Alcaldesa de la ciudad para que no asista como Autoridad (es decir, con el bastón de mando, medalla, banderas, himnos oficiales...) a la Semana Santa. Entre otras cosas porque en España ninguna confesión tiene carácter estatal y por lo tanto ningún acto religioso tiene porque convertirse en un acto institucional.

Aquí os dejo la misma. Dudo, eso sí, que nos haga caso y como siempre entre mercadear con la fe para ver cuántos votos llevarse y defender los principios, eligirá lo primero

A/A Sra. Alcaldesa del Excmo. Ayuntamiento de Cáceres

Señora,

Queremos expresarle las siguientes peticiones ahora que se aproximan las festividades de exclusivo carácter religioso que una de las Confesiones presentes en este país celebra bajo la denominación de “Semana Santa”:

1. No hay Alcalde de Cáceres que no haya proclamado a los cuatro vientos que REPRESENTA A TODOS LOS CACEREÑOS Y CACEREÑAS, con independencia de su adscripción política, social y confesional.

2. Y sin embargo, y hasta el día de hoy, todos los Alcaldes de Cáceres han renunciado a dicho principio al participar con todos sus atributos (bastón presidencial, emblemas, banderas…) en una comitiva delante de las distintas procesiones que la Iglesia Católica organiza en esta ciudad durante la Semana Santa. Una participación en calidad de “Autoridad Municipal”, una participación que nace de los tiempos en los que religión monoteísta y excluyente y estado estaban fusionados. Una participación que, en definitiva, representa dos realidades: por una parte, la sumisión del poder civil a una confesión religiosa particular y, por la otra, el mercadeo con la fe.

3. Igualmente asistimos cada año no sólo a la presencia de quien dice NOS REPRESENTA A TODOS LOS CIUDADANOS Y CIUDADANAS, sino que habitualmente se acompaña de la presencia de otros representantes del Gobierno Municipal.

4. No se engañe usted: su participación no es expresión de su libertad personal, que nadie se atrevería a cuestionar aquí; queremos decir: no asiste a las procesiones Doña Carmen Heras Pablo, ciudadana, sino la Alcaldesa de la Ciudad de Cáceres. Asiste la Autoridad, con todos sus Atributos. Asiste la Autoridad en tanto tal.

5. Respetamos el derecho de cualquier ciudadano o ciudadana a desfilar en las procesiones. Es su libertad de conciencia. Pero repudiamos que se desfile en calidad de Autoridad, máxime cuando en este país hemos aprobado que “ninguna confesión tiene carácter estatal”.

6. También hemos asistido en estos días a un espectáculo bochornoso que revela hasta que punto está dispuesto el Poder Civil a mercadear con una fe en concreto:

- Asociaciones de Cofradías que anuncian públicamente que quieren dinero municipal pero sin someterse al engorro de justificarlo.

- Asociaciones que llegan a decir que ¿por qué no justificar con los gastos del año pasado? (y aquí cabe una pregunta ¿se justificaron las subvenciones precisamente del año pasado, 2009?).

- Un Ayuntamiento que, en estos tiempos de crisis, y mientras otras organizaciones ven mermados sus recursos financieros, se apresta a entregar más dinero, el dinero que sea necesario, con la partida que sea necesaria, con tal de que dichas Cofradías (que se adscriben a una Religión que es una Iglesia con sus propios recursos) no se quejen.

La Historia de Europa ha sido en parte lograr el vaciamiento secular de lo sagrado, separar a Dios del César y a la fe de la legitimación estatal, es decir, ofrecer un cauce para la creación de una Sociedad tolerante en lo confesional y un Estado laico.

A usted le toca ahora poner su granito de arena: puede hacer valer el principio de que NOS REPRESENTA A TODOS y que en España – Constitución mediante - NINGUNA CONFESIÓN TIENE CARACTER ESTATAL o, como hasta ahora, convertir esos principios en un badajo que cuelgue indolente en las campanas (y las campañas) de la Iglesia Católica.

viernes, 19 de marzo de 2010

Matar al mensajero

Dice el cardenal Antonio Cañizares, al respecto de los casos de pederastia que afectan a su Iglesia, que son ataques con los que algunos pretenden

"Que no se hable de (su) dios, sino de otras cosas".

Pareciera que los responsables de la pederastia no tienen nada que ver en eso. Que todo es fruto de una maquinación de los ateos y esos medios de comunicación peligrosísimos (no en vano los Píos del siglo XIX y León condenaran la libertad de prensa... y el liberalismo, y la democracia, y los derechos del hombre, y la libertad de conciencia, y la libertad religiosa, y la educación pública y laica, y el socialismo, y las organizaciones obreras...).

Vamos, que la culpa la tiene el mensajero. Que el problema no es la pederastia en sí, el problema es que se hable de ello, que se les eche en cara, que se les pida actuaciones a esta Iglesia suya que JAMÁS ha denunciado un caso - pese a conocerlos - o llevado a los tribunales a un cura culpable.
Las víctimas de la violación o el abuso pasan a un segundo plano. No hay misericordia para ellas. No hay petición de justicia para los culpables.

Antonio Cañizares resume así el verdadero sentido moral de la Iglesia Católica: no existe caridad, solo instrumentación. El fin (es decir, los privilegios de la Iglesia, el poder, la maquinaria) lo es todo. Clerical versión del no importan los medios.
Porque esa frase, alicorta, es la que ha trascendido a los medios. Pero entera, dice así:

"Los abusos [a menores] no preocupan excesivamente porque nosotros estamos asentados sobre la cruz de Jesucristo y la cruz de Jesucristo siempre es salvación y victoria. [...] Estos ataques intentan desviar la atención de Dios y que se hable de otras cosas y una humanidad sin Dios no tiene ningún futuro."
Lo dicho: he aquí resumida toda la moral de la Iglesia.

miércoles, 24 de febrero de 2010

15 cm para tu placer y felicidad

"Hombre heterosexual para mujeres y parejas. En Toledo capital. Fotos reales. Bien dotado (15cm) para tu placer y felicidad. 15 minutos: 50 euros, 30 minutos: 75 y una hora: 120 euros. No os arrepentireis, os haré gozar de felicidad como nunca".

Cuando yo iba a confesarme a mi parroquia de Santiago - hace mucho, mucho, pero que mucho tiempo - mi cura no se me presentaba con estas tarifas y el placer y la felicidad se reducían a tres padresnuestros y un avemaría para quítame acá estos pecadillos.

El caso es que estas palabras pertenecen a los anuncios en Internet que un párroco de Totanés y Noez (dos pueblos de Toledo donde Cristo perdió la sandalia y el cura algo más de ropa) utilizaba para venderse. No contento con eso, se le acusa, además, de robar "presuntamente" (como se dice ahora) 17.000 euros de las hermandades de los municipios para gastárselas en líneas telefónicas eróticas y otros servicios sexuales.

En Público aparecen hoy unas declaraciones de antología formuladas por una feligresa al conocer les affaires de su cura: "Está muy feo. Porque lo de robar puede ser una mala tentación, pero lo de gastarlo luego en mujeres..." ¡Eso es lo que duele!

Por cierto que el obispado ha cesado fulminantemente al susodicho. ¡Si es que van echando a los mejores, cagüendios!

martes, 23 de febrero de 2010

El buen morir

Mi última columna publicada en Avuelapluma:
"En Inglaterra acaban de detener al veterano presentador de documentales de la BBC Ray Gosling por haber confesado que hace 20 años mató a su compañero, enfermo de sida en estado terminal a petición de éste último, cuyo sufrimiento y dolor era ya insoportable.

Nunca he terminado de entender dónde está el problema concreto con la eutanasia, por qué los gobiernos tienen miedo a abrir este debate, por lo demás bastante asumido por la sociedad (¡por favor, ya hemos dejado desde el siglo XVIII de estar en minoría de edad!). Soy partidario del buen morir, de la buena muerte y que, cuando ésta sea inevitable, pueda ser administrada con mi consentimiento para que mi último recuerdo de esta mi única vida no sea la más abyecta y cruel (pues es evitable) de las agonías. Sobre mi vida, exclusivamente sobre mi vida, tengo el derecho a decidir.

Hay quienes creen que nuestras existencias no nos pertenecen a nosotros, sino que somos propiedad de un dios y que tenemos que asumir el sufrimiento que este dios nos envía. Crueles son estos dioses. Bien, no tengo problemas con el hecho de que algunos quieran sufrir a mayor gloria de su religión, pero ¿qué pasa con quienes asumimos que somos propietarios de nosotros mismos, o con quienes creen que ningún dios puede ser partidario de la agonía, que su dios, en fin, no es masoquista? ¿Sufrimiento para todos al albur de unos dogmas minoritarios?

Nunca le he tenido miedo a la muerte, pues, citando a Epicuro, "mientras yo soy, la muerte no está presente y cuando la muerte está presente… entonces yo ya no soy". Pero esperar a morir sufriendo sin razón, vivir agonizando… a eso si le tengo miedo".

lunes, 15 de febrero de 2010

¡Con el frío que hace!

400 asociaciones - ¡vamos la hostia! - se han unido para defender el Cristo de Monteagudo, que un desalmado (¡un ateo! ¡un rojo! ¡un blasfemo!) quiere retirar del castillo que viene ocupando desde hace algún tiempo.

Y por eso, las 400 asociaciones convocaron manifestación este pasado sábado para defender, dicen que por razones culturales, el Cristo de proporciones faraónicas... sólo que a su cruzada acudieron poco más de 200 personas. Hagan la cuenta: 400 asociaciones - 200 manifestantes. ¡En esas asociaciones hay quienes repiteeeeennnnn!. Nota: La Razón, que ve triple, contó 1000 personas.

La verdad sea dicha a mí el número de personas me es indiferente. Yo soy de los que abrazo muchas causas minoritarias y no estoy por remar siempre en favor del viento. Lo que si me ha sorprendido es la explicación que los prebostes de la cosa han dado al fracaso de la convocatoria: "un portavoz de la plataforma - leo en Público 14/02/2010 pág 33 - atribuyó el escaso éxito a la débil lluvía y al frío"

¡Ay de estos cristianos! Ya verán cuando tengan que rendir cuentas ante su dios en el día del Juicio y éste les diga "conque preferistes estar calentito a defenderme ehhh ¡al fuego eterno!"... Y es que el dios bíblico, si creemos lo que dice su Libro, tiene un caracter de mil demonios, y es bastante caprichosillo, amen de ególatra. Siempre quiere que le adoren, y le recen, y le quemen animales, o inciensos o enemigos derrotados.
La segunda cosa que me llamó la atención es la insistencia que tienen en decir que lo suyo no es defender un símbolo religioso impuesto, que la cosa no tiene nada que ver con los tiempos de la Iglesia dominante, quita, quita. Lo suyo es pura defensa cultural. O eso decían las mujeres y hombres que desfilaban la fría mañana de ese sábado con pegatinas donde se podía leer "Dios existe y me ama", "Dios mandará en España más que en el resto del mundo" (sic) o "fidelidad a Dios, fidelidad al sacerdote". Lo dicho, nada que ver con lo religioso. Solo cultura.

jueves, 11 de febrero de 2010

Ciudado com Deus

Me lo trajo el amigo Valentín de su reciente viaje a Portugal, a Oporto y alrededores para ser más exactos.

Shalom Auslander, criado en el seno de las Comunidades Judaícas Ortodoxas de Spring Valley, ha escrito 14 relatos en la mejor tradición del humor blasfemo de Saramago o la ironía de Woody Allen.

"Con un humor freco, irreverente e sempre muito inteligente".

Por ejemplo, en el relato número 2 nos encontramos con Bobo, "o chimpanzé autodespreciativo", un pobre animal que

Às 9:30h daquela que, noutras circunstâncias, teria sido uma manha vulgar no dia 25 de Maio, Bobo, um pequeno chimpanzé-macho na Casa dos Macacos do Jardim Zoológico do Bronx alcançou a autoconsciência total.
Deus.
Morte.
Vergonha.
Culpa.
Cada um caiu como uma pedra no seu crânio minúsculo e primitivo.

Dios, la muerte, la vergüenza y por supuesto la culpa... cayendo como piedras sobre nuestras cabezas. Es una buena imagen.

A decir verdad estas piedras - dios, la muerte, la vergüenza y la culpa - son de las más habituales en nuestra literatura religiosa y leer el Catecismo de la Iglesia Católica, o el Corán, o el Pentatéuco es una muestra bastante amplia de las distintas lapidaciones contra la existencia del hombre y los placeres de esta vida momentánea: la culpa de Adán transmitida de padres a hijos, la vergüenza del sexo, el odio al cuerpo para satisfacer a un dios y ganarse su paraíso, la muerte como liberación...

El pobre Bobo, con estas pedradas religiosas recién adquiridas la mañana del 25 de mayo descubrió por ejemplo que estava com una erecçao grande e vermelha. A sua alma encheu-se de vergonha.

Las "Revelaçoes surpreendentes do Livro Perdido de Stan" también contiene un gran momento cuando Stanley Fisher descubre en una caverna oscura de una coordillera oscura en Israel unas tablas originales y antiquísimas con los libros del Antiguo Testamento precedidos por un párrafo que decía simplemente:

O trabalho que se segue é uma obra de ficçao

El pobre Stan se ganará el odio de todos los líderes religiosos, del Papa, que le propina un baculazo en el estómago, de las autoridades judías que lo persiguen o de la Fatwa que contra él proclamará el ayatollah Khamenei:

"Devido ao facto de Stan negar a existência do Deus de Paz e Amor e de Misericórdia e Compaixao Eternas", escreveu o ayatollah, "é nosso dever matá-lo".

Curiosamente aunque Stan no exista, los edictos judíos, musulmanes y cristianos convocando a las matanzas en nombre del Dios de Paz, Amor y Misericordia abundan, lamentablemente, en nuestra historia.

El libro de Shalom Auslander es una traducción del original en inglés al portugués. No lo he visto en castellano, pero leerlo en la hermosa lengua de nuestros vecinos es un placer. ¡Gracias Valentín!

lunes, 8 de febrero de 2010

Pintar las estrellas

Mi última columna publicada en Avuelapluma

Mientras escribo esta columna nuestro Presidente acude a Washington a ver a nuestro Señor en la Tierra, oséase, Barack Obama.

Y allí, cuando ustedes lean esto, habrán celebrado algo que se llama “Desayuno Nacional de la Oración” que celebra la muy ultra-conservadora organización cristiana “The Family”… La Familia. Si el evento tuviera lugar en algún pueblecito de Nápoles habría mucho que sospechar… La Familia, pronúnciese con la voz ronca de Don Vito Corleone en El Padrino… pero tratándose de Washington e interviniendo los jerarcas fundamentalistas del país podemos desechar las sospechas para darlas por plenamente confirmadas.

No me molesta para nada que la gente rece. Hay dioses de sobra donde elegir. Lo que no comparto es esa renuncia expresa al laicismo y a la separación Iglesias-Estado que ha perpetrado nuestro Presidente, que me representa a mí, ateo impenitente, y a ustedes, que a lo mejor son católicos, o budistas, o creyentes en la Alcaldesa de Cáceres, rezando como Jefe del Gobierno por todos nosotros.

Al César lo que es del César, a Dios lo que es de Dios, leemos que dicen que dijo Jesús. Pero estas religiones nuestras - tan humanas – han terminado por pensar que invertir en el más allá renunciando a lo temporal no es de gran provecho, mejor ocuparse del más acá y los beneficios terrenales.

Vincent van Gogh dijo una vez que “cuando siento la necesidad de religión salgo de noche a pintar las estrellas”. He aquí mi rezo: ojalá tuviéramos gobernantes que ante el vértigo del poder religioso prefiriesen pintar las estrellas a sacrificar los principios.

lunes, 1 de febrero de 2010

Satán, bien visto

A veces sorprende encontrar algunos libros.

Hoy, en mi litúrgica visita a TodoLibros (el 1 de cada mes salvo si es festivo, momento en que mi cuenta corriente abandona sus veleidades comunistas para pasarse al bando populata, quiero decir, que mis números rojos devienen en azul de "saldo"... muy brevemente, eso sí, dura esta excursión matemática al otro lado) me he encontrado, casi por casualidad, justo cuando ya iba a teclear el código de mi tarjeta de crédito, el libro "Breve historia del satanismo" de Joseph McCabe. Ha sido un encuentro afortunado. Sin duda que estábamos destinados a encontrarnos este autor y yo en algún momento de la existencia.

Joseph McCabe (1867-1955). Franciscano arrepentido. O lo que es lo mismo: ateo renacido al mundo de la razón. A los quince años ingresó en la orden fundada por aquel santo italiano que hablaba con los pájaros (el diálogo no se contagió a sus sucesores, como tampoco el "hábito de pobreza") y, tiempo después, tras una fuerte crisis de fe, abandonó el sayo y el sacerdocio, dedicando su enorme capacidad intelectual (al decir de muchos) a combatir las supercherías, la irracionalidad, los dogmatismos y las intolerencias.

Escribió, y ya lo estoy buscando por ahí, Twelve Years in a Monastery con sus experiencias franciscanas, un betseller en la época (1897) que vendió 100.000 ejemplares.

El caso es que la editorial melusina ha editado su "Breve historia del satanismo", un pequeño libro de 134 páginas y formato pequeño, más o menos la mitad que un libro de bolsillo, y que se lee en un pis-pas. Ahora mismo me voy a poner a ello, abriendo un hueco entre las lecturas de este mes.

Me gusta este MacCabe muy especialmente por un detalle: la Iglesia acostumbra a inventarse (literalmente, a inventarse) que en el último momento, a las puertas de la muerte, muchos de los más acérrimos ateos, racionalistas, libertinos y demás librepensadores se habían (re)convertido. Por ejemplo Voltaire, por ejemplo Azaña. Siempre aparecía un cura dispuesto a dar testimonio del hecho, incluso frente a quienes estuvieron con aquellos pensadores hasta el postrer aliento y no recuerdan tal cosa. No sé si será por esta razón, probablemente no, pero el caso es que MacCabe quiso que en el epitafio de su tumba se pusiera:

"Fue un rebelde hasta el último suspiro".

viernes, 29 de enero de 2010

Vaticano S.L.

El Vaticano, ese estado sin democracia (y como decía ayer Juan Verde en el coloquio posterior a una conferencia celebrada en el Ateneo sobre teísmo y ateísmo, el único Estado del mundo donde el amor está prohibido), quiere, una vez más, ver si es capaz de meternos a calzador su modelo de sociedad. Vaticano S.L., uno de los lobbys empresariales más insistentes.

En Europa se está discutiendo una Directiva contra la discriminación por razón de orientación sexual y de género y el Vaticano ha enviado una carta a los diputados de derecha y ultraderecha (dejando claro, por si alguien tenía dudas, que esa es su opción política) para decirles que si no se aprueban sus enmiendas - que ellos mismos han redactado - que se vote en contra de dicha Directiva.

¿Y cuáles son sus enmiendas?

Pues entre otras cosas, que el aborto sea considerado un delito, que se diga que en Europa no se admite la unión entre personas del mismo sexo y que un empresario pueda despedir a otra persona por razones religiosas... vamos, que sus enmiendas buscan que una Directiva contra la discriminación por razón de orientación sexual y de género se convierta en una Directiva "a favor" de dicha discriminación.

Es la "ley natural", dicen. "Ley natural", esto es, revelada por su dios, que solo ellos pueden interpretar y que tenemos que aceptar por bemoles. Se pretende que sus neuras y sus crisis de histeria sean nuestra "Ley natural".

También le han dicho a los parlamentarios de derechas que deben elegir a personas con un claro compromiso cristiano y con la "ley natural" (de nuevo) para los principales cargos. Y a punto han estado de lograr que su candidato al Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo se imponga. Vamos, que pretenden que el lobo se ponga a guardar las ovejas.

Es una ofensiva en toda regla. Ante la pérdida de poder y de adeptos, el Vaticano S.L. ha decidido contraatacar y lo hace como siempre lo ha hecho: intentado controlar el poder.

Razón de más para oponernos a ellos.

lunes, 25 de enero de 2010

En defensa del Obispo Munilla


Mi última columna publicada en el Semanario "Avuelapluma"

Desde estas páginas quiero yo lanzar una proclama, que digo yo una proclama, una apología – que ya quisieran para sí haber escrito Orígenes o Tertuliano - del obispo Munilla. En estos tiempos nuestros de zozobra espiritual, necesitamos más que nunca obispos como el recientemente nombrado a dedo (¡ese dedo corazón levantado hacia arriba desde el Vaticano!) para desesperación de sus levantiscos fieles de San Sebastián.

Quiero decir con ello que, ahora que la Iglesia para recuperar adeptos quiere vestirse con el traje de cordero, es bueno que aparezcan sacerdotes como el mencionado, que no ocultan que bajo la piel de un apacible herbívoro se esconde, como siempre, el lobo. Munilla ha expresado con absoluta nitidez lo que realmente preocupa al Vaticano: ¿el hambre en el mundo? No, que va. ¿Las guerras? No hombre, por favor. ¿El terremoto en Haití? Quita, quita. Lo que realmente preocupa es la “crisis espiritual”, entiéndase esto que cada día va menos gente a misa y los seminarios se despueblan cual zona de botellón con las primeras luces de la mañana, vamos, que no queda ni el apuntador.

Dios – dice también Munilla - tiene la última palabra y por lo tanto los muertos de Haití están gozando de su presencia. Con semejante consuelo casi dan ganas de no enviar más ayuda al destrozado país para facilitar el envío de almas al dios cristiano.

¿Por qué quiero yo defender entonces a nuestro desbocado obispo? Porque en estos tiempos de zozobra espiritual, donde muchos se refugian en la fe y la superstición frente a los problemas, en vez de coger al toro por los cuernos, personas como Munilla, que no ocultan lo que hay debajo de la piel de la Jerarquía de la Iglesia, hacen más ateos que todos mis escritos en esta columna. ¡Gracias Munilla!

jueves, 21 de enero de 2010

Darwin: una vida de cine


Desde que se anunciara un biopic sobre Charles Darwin ("Creación") los grupos religiosos negacionistas del hecho de la Evolución pusieron el grito en el cielo. A la película, cuyo director es Jon Amiel, le espera un calvario, especialmente en EE.UU. donde los fundamentalistas están presionando para que no se proyecte en las carteleras de cine.
Cualquiera que lea la biografía del gran naturalista inglés - os recomiendo la primera edición, sin la autocensura que él mismo se autoinfligió - se encontrará con una vida apasionada y un hombre apasionante. Su relación con la religión fue, además, muy conflictiva, no tanto por la oposición cristiana que recibió la publicación de su libro "El origen de las especies" como por el hecho de la profunda religiosidad de su mujer, lo que le llevó a realizar cambios en su libro cumbre y en su propia autobiografía para limar ciertas referencias escandalosas (en la época) hacia las creencias.
Darwin, que en un principio acarició la idea de hacerse pastor anglicano, terminó profesando un agnosticismo declarado hacia el mundo de las creencias que, en sus últimos años, tras la muerte de su hija predilecta, se convirtió casi en ateismo.
Muchos estadounidenses se perderán la película, pues algunos piensan que su fe para mantenerse inalterada y firme debe permanecer incomunicada de cualquier otra idea, reflexión o propuesta (es curioso, porque yo he leído la Biblia y no se ha tambaleado mi ateísmo y tampoco le afecta que, por ejemplo, Juan de la Cruz sea uno de mis poetas predilectos), en los países islamistas ni soñaran con verla y aquí en España tendremos que esperar a que las salas comerciales le dejen un hueco (la censura económica, la idea de que sólo los espectáculos vacíos y sin contenido mueven a la masa opera con más fuerza que una censura ideológica; afortunadamente Ágora, o Avatar empiezan a demostrar justo lo contrario).
Pinchando aquí podéis acceder al trailer de la película.

miércoles, 20 de enero de 2010

Crimen en el Arca de Noé

En esta foto tenemos un argumento que puede compaginar la inexistencia de dinosaurios en el mundo con el relato mitológico del Génesis, pero éste no es el crimen que me propongo resolver.

El crimen fue cometido en la persona del siguiente y simpático abuelete:



El finado. ¿Quien lo mató?

Este feo asunto que voy a desvelar habría sido imposible de resolver sin las aportaciones matemáticas de mi Watson particular "Sir Valentín". A decir verdad casi todo el trabajo lo ha hecho él, pero ya saben que en las novelas policíacas el detective debe hallar la solución al enigma, nunca el adjunto.

Nos ha llevado unos cuantos vinos el descubrimiento, y visto el éxito pensamos seguir indagando en este Libro Sagrado para descorrer el velo de lo que se oculta ¿que otros crímenes se esconden en el Nuevo y el Viejo Testamento? Pronto lo sabremos.

Por el momento, hoy presentamos el caso de Mathusalen: ¡crimen en el Arca de Noé!
Mathusalen es el hombre de más edad que se menciona en el Antiguo Testamento. Murió - no se especifica cómo - a los 969 años.

En Génesis 5.25 leemos que: "Y vivió Mathusalen ciento ochenta y siete años y engendró a Lamech"

Después, en Génesis 5.28 leemos que : "Y vivió Lamech ciento ochenda y dos años y engendró un hijo, 5.29 y llamó su nombre Noé".

Hasta aqui la cosa está clara. Mathusalen tiene 187 años cuando engendra a Lamech, quien a sus 182 engendró a su vez a su nieto, Noé. 187+182 son 369 años. 369 años lleva viviendo Mathusalen, y el Génesis 5.27 nos dice que "fueron, pues, todos los días de Mathusalen novecientos sesenta y nuevo años". Es decir, le queda por delante 600 años para disfrutar de la vida, tener más hijos e hijas (Génesis 5.26) y disfrutar de las carantoñas y alegrias de su primer nieto Noé.

Pero ¿va a corresponder Noé a este amable y viejo anciano? ¿Le dará todas las alegrias?
Como sabéis, el bondadoso dios Yavhé en Génesis 6.6 nos dice que se ha arrepentido de crear al hombre (sorprende que se arrepienta, teniendo en cuenta que como omnisciente que es ya debía saber el resultado) y por ello decide ahogar a todo bicho viviente, hombre, mujer, niño... y animales. ¿Qué cosa mala han hecho los animales? No lo sabemos. Pero morir, han de morir también.

Pero hete aquí que Noe "halló gracia en los ojos de Yavhé" (Génesis 6.8) y decide salvarlo a él, a su familia y a unos cuantos animales. Y aquí llegamos a lo crudo de la cuestión:

Mathusalen con 187 años tiene a Lamech. Lamech con 182 años tiene a Noé "y siendo Noé de seiscientos años, el diluvio de las aguas fue sobre la Tierra" (Génesis 7.6).

Hagamos ahora la cuenta:

187 años + 182 + los 600 que vive Noe antes del diluvio son ¡969 años! La edad en que murió el pobre viejecito. ¡Ahogado en el Diluvio! ¡Su nieto no tuvo a bien decirle sube acá y sálvate! Hay que ser cabrón, perdón por la expresión.

En la Biblia no se especifica como muere el abuelo, pero es sospechosa la coincidencia, muy sospechosa. Fiáte de la familia.
++++
Nota:
Las citas provienen de mi edición de la Biblia de Reina-Varela, la primera Biblia escrita en español... por unos protestantes (1569-1602). Podría haber escogido una tradución católica (tengo en casa ocho Biblias distintas) pero me apetecía joder un poco.

sábado, 16 de enero de 2010

Un crimen dormido

En la Biblia hay un crimen dormido, un crimen que se nos ha pasado por alto a los ateos en nuestras minuciosas pesquisas. No, no me refiero a los abundantes asesinatos que circulan por la misma, tan evidentes, tan claros y transparentes, generalmente demandados por el piadoso Yahvé, ni siquiera a los cometidos a lo largo de los siglos en nombre del dios único más único que los otros dioses únicos. Este es un frío asesinato cuyas circunstancias - en un entorno familiar, con alevosía y premeditación, sin respetar la edad siquiera - me propongo desvelar próximamente.

Han sido largas pesquisas frente a unos vinos, con la inestimable ayuda de mi compañero de andanzas Valentín. Seré generoso y os doy todas las pistas por si queréis descubrir vosotros ¡el crimen oculto en el Génesis!

Las huellas dejadas están presentes en Gen. 5.25, Gen. 5.27, Gen 5.28 y Gen. 7.6

jueves, 14 de enero de 2010

Perpetrar un engaño

"Comprender que la Iglesia no tuvo siempre un Nuevo Testamento es algo que para la mayoría de las personas resulta un tanto inquietante, pero lo cierto es que las Escrituras cristianas no descendieron del cielo pocos años después de la muerte de Jesús. Los libros que finalmente serían incluidos en el canon sagrado fueron escritos por diversos autores a lo largo de un período de sesenta o setenta años, en diferentes lugares y para diferentes auditorios. Otros libros fueron escritos durante el mismo período".

La frase es una cita del capítulo "La invención de las Escrituras: la formación del Nuevo Testamento proto-ortodoxo", presente en el excelente libro "Cristianismos perdidos. Los credos proscritos del Nuevo Testamento" de Bart D. Ehrman, reputada autoridad en el estudio y conocimiento de la Iglesia primitiva y sus múltiples grupos.

Pero hay algo en lo que Ehrman, cuyo recomendable estudio acaba de reeditarse (ediciones Ares y Mares de Editorial Crítica), se equivoca: la mayoría de las personas creyentes no se van a inquietar por eso, porque la mayoría de las personas creyentes lo ignoran todo sobre su propia fe, su constitución, su historia, su análisis crítico y, por supuesto, sobre cualquier cosa que pueda poner en entredicho su creencia a prueba de argumentos.

Una encuesta que se hiciese a las puertas de una Iglesia sobre distintos aspectos del cristianismo sorprendería por sus resultados. No es ya que ignoren por completo que existen otros evangelios (aquí en España contamos con la maravillosa traducción, por cierto, de Piñero en "Todos los Evangelios", canónicos y apócrifos), es que probablemente ni siquiera se han leído los oficiales.

Las tres religiones monoteístas sustentan sus ficciones en que sus Libros Sagrados son autoría de su dios (bien directamente, como en el caso de el Corán, bien por inspiración divina como en el caso de la Biblia judía y cristiana) y que, pese a sus muchísimas contradicciones internas y errores, son "perfectos". Que la Biblia se escribiese a lo largo de siglos y que responda a distintas y divergentes tradiciones, o que el Corán se elaborase (mejor dicho, se inventase) en tiempos del cuarto Califa Perfecto, que además contengan interpolaciones, falsificaciones, adaptaciones de otros mitos... nada de eso importa.

La Iglesia fundamenta su estructura en una interpretación sesgada, autoritaria, acrítica, dogmática y esencialmente tergiversadora de sus libros divinos. Que sus adeptos no tengan mayor interés por los mismos, que los lean poco o que no tengan mayor interés por las reflexiones historicistas o críticas que se han desarrollado desde el siglo XVIII contribuye a mantener intacto su edificio. Perpetrar el engaño es esencial para mantener sus privilegios.

martes, 12 de enero de 2010

Promesas para un nuevo año

Mi último artículo publicado en el semanario cacereño Avuelapluma:

Hace unos días un conocido mío me preguntó que qué iba a a hacer yo la noche del nacimiento de Su Señor Jesucristo, pues a un ateo como yo le debería estar vedado celebrar una copiosa cena el 22 de diciembre. Tras la oportuna explicación - que ustedes ya saben - del solsticio de invierno y el Natalis Sol Invictus, le pregunté si él iba a ir a la misa del gallo, recordar con austeridad el nacimiento de un pobre en un pesebre y repartir el diezmo entre los necesitados. No, claro. Y tras eso le dije que yo iba a hacer lo que la inmensa mayoría de los católicos de nuestro país: celebrar una muy poco cristiana, muy opípara y muy pagana cena.

El caso es que de aquellos excesos navideños, esta sensación actual de remordimiento de conciencia que nos impulsa a apuntarnos al primer gimnasio que veamos o prometernos solemnemente ¡nunca más!: no más dulces, no más jamón, no más carne... ¡Ja! Seguro que se las llevará el viento a la menor tentación en lontananza.

2010 siempre empieza con una firme promesa. Pero eso ya lo saben ustedes. Espero que hayan entrado ustedes con buen pie, en todo caso aquí van mis aportaciones y mis deseos para los próximos 12 años:

Prometo solemnemente no meterme con la Iglesia... más de lo acostumbrado. No es que tenga yo una cierta fijación con esta encantadora institución que tantas alegrías nos ha dado a lo largo de la historia. Simplemente, ahora que puedo, aprovecho. Ya saben que en Irlanda han aprobado una Ley para prohibir blasfemar (¡como en los países islamistas!) y claro, en este país siempre estamos dispuestos a copiar todo lo malo.

Prometo dejar de fumar puros y pipas... en determinados momentos. Para ser más precisos, y citando a Mark Twain, "no fumar mientras duermo, no dejar de fumar mientras esté despierto y no fumar más de un solo tabaco a la vez".

Prometo hacer régimen... con el correspondiente golpe de estado de gula cuando se presente la ocasión. ¡La culpa la tiene mi amigo Valentín que me ha demostrado que la cocina es un arte!

Y finalmente los deseos: que ZP gire hacia la izquierda, que la crisis la paguen los que la han provocado, que Obama se merezca de verdad el premio Nóbel de la Paz y que el PP, el PP... bueno... el PP... en fin, imposible escribir alguna frase que no contenga un exabrupto.

viernes, 1 de enero de 2010

Otro año más

¡Que entréis con buen pie en 2010! Y sobre todo, sed felices.

Y una cita para comenzar el año:

"Es impío no el que suprime a los Dioses, sino el que los conforma a las opiniones de los mortales"

Epicuro de Samos