domingo, 26 de julio de 2009

Unos vinos... divinooossss

¿Quién dijo que dios no tiene apetencias carnales? No sólo eso, sino que incluso - será por la crisis de público en sus iglesias - ya empieza a abrir otras parroquias, como la que véis más arriba.

La foto me la envió mi amigo Valentín y sin duda que allí se sirven unos vinos divinos ¡y sin necesidad de que se conviertan en sangre!

En esta iglesia yo también quiero ser parroquiano.

sábado, 11 de julio de 2009

Mesa laica en Cánovas


Hoy a las 19h, en el quiosco de la música en Cánovas, los amigos y amigas de Cáceres laica vamos a poner una mesa para la recogida de firmas a favor de la separación Iglesias - Estado y por la promoción del próximo encuentro "Congreso laico" que se celebrará en octubre.

Nos vemos allí.

jueves, 2 de julio de 2009

¿Cómo es el infierno?


El siguiente texto me lo ha enviado mi amiga Paqui. Es, como muchos en su estilo, una de esas leyendas urbanas que circulan por la red referidas a preguntas de exámenes cachondas y respuestas aún más divertidas. No sabemos en todo caso si fue verdad o mentira, aunque sería agradable pensar que cuente un caso real. Dice así:

"La siguiente pregunta fue hecha en un examen trimestral de química en la Universidad Complutense de Madrid. La respuesta de uno de los estudiantes fue tan “profunda” que el profesor quiso compartirla con sus colegas, vía Internet, razón por la cual podemos todos disfrutar de ella.

Pregunta: ¿Es el infierno exotérmico (desprende calor) o endotérmico (lo absorbe)?
La mayoría de estudiantes escribieron sus comentarios sobre la Ley de Boyle (el gas se enfría cuando se expande y se calienta cuando se comprime).

Un estudiante, sin embargo, escribió lo siguiente:

En primer lugar, necesitamos saber en qué medida la masa total del infierno varía con el tiempo.

Para ello hemos de saber a qué ritmo entran las almas en el infierno y a qué ritmo salen. Tengo sin embargo entendido que, una vez dentro del infierno, las almas ya no salen de él. Por lo tanto, no se producen salidas.

En cuanto a cuántas almas entran, veamos lo que dicen las diferentes religiones: la mayoría de ellas declaran que si no perteneces a ellas, irás al infierno. Dado que hay más de una religión que así se expresa y dado que la gente no pertenece a más de una, podemos concluir que todas las almas van al infierno.

Con las tasas de nacimientos y muertes existentes, podemos deducir que el número de almas en el infierno crece de forma exponencial.

Veamos ahora cómo varía el volumen del infierno: según la Ley de Boyle, para que la temperatura y la presión del infierno se mantengan estables, el volumen debe expandirse en proporción a la entrada de almas. Hay dos posibilidades:

1.-Si el infierno se expande a una velocidad menor que la de entrada de almas, la temperatura y la presión en el infierno se incrementarán hasta que éste se desintegre.

2.-Si el infierno se expande a una velocidad mayor que la de la entrada de almas, la temperatura y la presión disminuirán hasta que el infierno se congele.

¿Qué posibilidad es la verdadera?
Si aceptamos lo que me dijo Ana en mi primer año de carrera (“Hará frío en el infierno antes de que me acueste contigo”), y teniendo en cuenta que me acosté con ella ayer noche, la posibilidad número 2 es la verdadera y por tanto daremos como cierto que el infierno es exotérmico y que ya está congelado.

El corolario de esta teoría es que, dado que el infierno ya está congelado, ya no acepta más almas y está, por tanto, extinguido, dejando al cielo como única prueba de la existencia de un ser divino, lo que explica por qué, anoche, Ana no paraba de gritar “¡Oh, Dios mío!”.”
Dicho estudiante fue el único que sacó sobresaliente.