domingo, 31 de mayo de 2009

Braguetas ajenas

"Que los obispos dejen en paz las braguetas ajenas y se preocupen de las propias".

La frase la pronunció ayer el lider de IU, Cayo Lara, en un mitin en Cádiz. Y tiene toda la razón: en nuestro país aquellos que viven de la manera más antinatural del mundo - ¡qué hay más antinatural que el celibato! - pretenden darnos lecciones de moral.

¿Por qué los casos de pederastia se ceban en la Iglesia católica? Porque es una de las pocas sectas religiosas que obligan a sus oficiantes a vivir contra la naturaleza, es decir, dar las espalda a algo tan bello y tan placentero como el sexo... y cuando uno vive así, termina por explotar.

El celibato en la Iglesia católica es, además, una cuestión de tradición que nada tiene que ver con la propia doctrina. Fue Pablo de Tarso - un hombre contrahecho y feo, según se definía el mismo - quien introdujo en el cristianismo un rechazo enfermizo hacia la mujer y hacia el sexo. Algún psicólogo ha concluido que probablemente Pablo era impotente, en todo caso, quiso imponer a los demás sus propias obsesiones y fantasmas. Cristo nada dijo sobre el particular. Los apóstoles - según se deduce del Nuevo Testamento - estaban casados. El propio Jesús tenía hermanos y hermanas.

Los primeros sacerdotes estaban casados y tenía hijos. Sería posteriormente cuando una minoría impondría sus odios al cuerpo femenino y su mogijatería. Así se expresaba Agustín de Hipona:

  1. "Nada rebaja tanto a la mente varonil de su altura como acariciar mujeres y esos contactos corporales que pertenecen al estado del matrimonio."
  2. "Las mujeres no deben ser iluminadas ni educadas en forma alguna. De hecho, deberían ser segregadas, ya que son causa de insidiosas e involuntarias erecciones en los santos varones."

Con el tiempo, ya no se trataba de reinvindicar para sí sus odios al placer, sino que pretendieron que todos los cristianos fueran iguales a ellos (es decir, tan enfermos como ellos): la condición natural era el celibato. Nada de masturbación. Nada de placer en la cama. El acto sexual, como deber... y deber que tenía que ser desagradable.

Siglos de educación cristiana y obsesión por todo lo que oliera a sexo condicionaría a cientos de generaciones hasta casi nuestros días. Y aún hoy pretenden imponernos sus locuras.

Y claro, incluso entre los propios curas la condición antinatural del celibato era dificil de mantener, conociéndose entonces a las "sobrinas del cura" y en muchos colegios le abuso de niños y de niñas.

lunes, 25 de mayo de 2009

Y vino la Iglesia

Aborto obligatorio, píldora poscoital al alcance de los parvularios, eutanasia para todos a partir de los 60… escuchando uno los argumentos que desde algunos sectores se lanzan estos días contra las tímidas medidas llevadas a cabo por nuestro gobierno, que alterna - por aquello de poner una vela a dios y otra al diablo – con importantes desembolsos económicos a favor de la Iglesia, se entiende que haya gente exasperada y aterrada con lo que se nos viene encima.

Y sin embargo no hay para tanto. De sobra es conocida la afición de algunos grupos cristianos – como los Testigos de Jehová sin ir más lejos – por el fin del mundo, el Armageddon bíblico, el Juicio Final. Dicen los Testigos que el fin de los días está próximo (nada más y nada menos que desde 1914). Las pruebas: hay terremotos, hay guerras, hay enfermedades como ya predijera la Biblia. Que siempre haya habido terremotos, guerras y enfermedades a lo largo de la historia es, a lo que parece, un detalle sin importancia. En el siglo I los primeros cristianos anunciaban el fin del mundo para ya entonces. En la edad media seguirían haciéndolo y a medida que transcurren los días y los años, tan agradable acontecimiento que nos tiene preparado dios por amor al hombre, pues se posterga. Siempre es el fin del mundo.

Y escuchando a algunos comentaristas, estamos muy próximos a él gracias a Zapatero. Dicen que abortar a los 16 sin consentimiento de los padres es una barbaridad. ¿Y tener un hijo con 16 años por obligación de los padres no lo es? Una fórmula para evitar el aborto, es mantener relaciones sexuales sanas y con métodos anticonceptivos, pero claro, los mismos que cierran la puerta al aborto, también la cierran a los condones, la píldora poscoital y a cualquier otro método. Abstinencia y virginidad hasta aburrirse. ¿Qué usted no es católico? No importa, obligado a vivir como si lo fuera.

Decía hace poco mi amigo Gustavo – y en referencia a la posición de la derecha en todo este debate – que es curioso como se comportan estos liberales. ¡Libertad absoluta de mercancías para esquilmar al sur! ¡Nada de intervención del Estado en la economía! Y sin embargo, limitaciones al libre tránsito de los ciudadanos entre países y en materia de moral, de lo más íntimo de uno mismo, de la propia libertad individual, obligaciones e imposiciones. Ahí, y solo ahí, debe intervenir el Estado, según se deduce de sus declaraciones. De “a vivir como dios manda” podemos pasar a “vivir como el PP manda”.

En fin. El teólogo Alfred Loisy, autor de “El Evangelio y la Iglesia” (obra condenada por el decreto Lamentabili de Pío X) escribió una vez: “Jesús predicó el Reino de Dios y vino la Iglesia”. Cuánta razón, cuánta razón.

Publicado en el semanario cacereño "Avuelapluma"

viernes, 22 de mayo de 2009

En los rincones más insospechados

En los rincones más insospechados descubre uno la sabiduría popular, a veces, de manera descarnada. La foto está tomada del blog de mi amigo Arístides:
quien comenta que el cartel apareció junto a la salida del metro de Lavapiés, en Madrid.

domingo, 17 de mayo de 2009

Los jueves escépticos

En el Ateneo de Cáceres, el grupo del blasfemarium organizamos el ciclo de conferencias:
¿Y si hay una explicación no sobrenatural a las cosas?

Orígenes del Cristianismo: hacia el Concilio de Nicea
Jueves 21 de mayo a las 20:30h

Algunos apuntes básicos para la Historia del Cristianismo ofrecidos por mí y presentación del documental “Los Misterios de la Historia” de Canal Historia.

Esclavos de la superstición
Jueves 11 de junio a las 20:30h

El compañero Miguel nos presenta el documental de Richard Dawkins “Esclavos de la superstición” producido para la serie de la BBC “Los enemigos de la razón”

Consecuencias antinaturales de las creencias irracionales
Jueves 18 de junio a las 20:30h


Os dejo el manifiesto de presentación de las Jornadas:

JUEVES ESCÉPTICOS PARA ATENEÍSTAS ATREVIDOS.
SIMPLEMENTE ESCEPTICISMO

Somos un grupo de personas, ateneístas y amantes del debate, que vemos con preocupación como día a día se nos vende en los medios de comunicación y en muchos ámbitos de la sociedad distintas supercherías, mitos, leyendas o afirmaciones pseudo científicas que se presentan como verdaderas. Astrólogos, ufólogos, espiritistas, curanderos, sanadores… son muchos los que viven del engaño y se aprovechan de una ciudadanía a la que se ha enseñado desde pequeño a creer – sin mayores fundamentos – en afirmaciones sobrenaturales o que se agarra como clavo ardiendo a una esperanza que no sólo va a ser fatua en estos casos, sino que puede costarle caro a la larga.

En la mejor tradición ilustradora queremos ofrecer argumentos contundentes para aprender a pensar críticamente.

¿Por qué escépticos?

Escéptico es el que duda, el que investiga. Escéptico es aquél que pretende “examinar” lo que se nos presenta como verdad incuestionable, ya sea por tradición o por adoctrinamiento. Procede de la palabra griega skeptesthai (esto es justamente, examinar). Tener una actitud escéptica no es vivir en la duda sistemáticamente, sino intentar investigar todo, sin prejuicios y con el objetivo de acercarse al conocimiento.

¿Y por qué empezar por las religiones?

Hemos querido empezar por un tema que seguramente muchos consideren incómodo: están las creencias religiosas y sus explicaciones sobrenaturales tan presentes desde nuestra más tierna infancia, que son muchos los que – aunque sea inconscientemente – suspenden su juicio crítico ante sus planteamientos, dogmas y afirmaciones categóricas. Pero ¿y si todas las religiones tienen una explicación natural? ¿Y si son fruto los dioses de los hombres, y no al revés?.

La historia del origen de las religiones tiene mucho que decir al respecto. La historia – por ejemplo – del cristianismo, de sus fuentes, de su transmisión, del establecimiento de sus dogmas, revela aspectos y verdades absolutamente desconocidas por la inmensa mayoría de los creyentes.

Es posible que estas cosas le desazonen. Y tal vez el poeta Thomas Gray tenía razón al escribir “…cuando la ignorancia es felicidad, es una locura ser sabio”, pero en todo caso es preferible el desengaño – por doloroso que sea – que vivir nuestra única vida permanentemente engañados.
Y ello porque

El primer pecado de la humanidad fue la credulidad. La primera virtud, la duda
Carl Sagan

jueves, 7 de mayo de 2009

La Susan no quiere que la cuestionen

Menuda se ha montado con la petición formulada por IU-ICV en el Congreso de trasladar al Vaticano el malestar del Parlamento español por las declaraciones de Benedicto XVI en África, donde afirmó que el uso del condón no soluciona el problema del SIDA.

Según parece la Conferencia Episcopal, el PP y la derechona mediática y los meapilas de turno se han llevado las manos a la cabeza argumentando que estamos privando del ejercicio de la libertad de expresión a la Susan(tidad) y que éste - o ésta - es además un Jefe del Estado. ¡Pero bueno! ¡Hay que ser hipócritas!

Hipócritas, porque el uso de la libertad de expresión es doble: uno puede decir tal cosa y respetar que otros digan lo contrario. Hipócritas, porque por lo visto el Jefe del Estado del Vaticano si tiene derecho a criticar leyes españolas, a aparecer en medio de manifestaciones de los curas cuestionando "las veleidades laicistas" en España pero por lo visto el Estado Español no tiene derecho a responderle. Hipócritas porque el PP presentó en el Senado una reprobración de Fidel Castro, entonces Jefe del Estado. ¡Y que no vengan ahora diciendo que Cuba es una dictadura... porque me parece a mí que en el Vaticano no hay elecciones libres, ni concurrencia de partidos políticos y sí mucho absolutismo medieval!

A lo que se ve la Iglesia considera que ella puede hacer uso de todas las libertades para poner de chupa de dómine a quien no siga sus preceptos, pero que nadie tiene el derecho a criticarla o cuestionarla. Así son ellos: demócratas convencidos... siempre y cuando no gobiernen. El día que vuelvan a hacer, se acabó el cachondeo: quemas de herejes, torturas y misas obligadas.