martes, 3 de noviembre de 2009

Ágora

Mi último artículo publicado en Avuelapluma:

Hace unos días estuve viendo la nueva película de Alejandro Amenábar, Ágora, que trata sobre la vida y muerte de Hypatia de Alejandría, una filósofa, astrónoma y matemática del siglo IV cuyo trágico final - fue asesinada por un grupo de parabolanos cristianos – simbolizaría (al decir de los ilustrados del siglo XVIII) la entrada en una nueva época de fanatismo religioso, de crímenes contra el saber e intolerancia, de tránsito, en fin, a la edad media.

A mi la película me entusiasmó. Como toda película tiene sus incondicionales y sus detractores, pero, tratándose en esta ocasión de un film crítico con el mundo intolerante de las religiones las críticas están alcanzando un nivel desproporcionado: hay grupos a los que no les gusta que les afeen su pasado, que prefieren esa historia edulcorada por Hollywood de protohippies en el siglo IV repartiendo amor y libertando esclavos (véase, por ejemplo, Quo Vadis). Nada más lejos de la realidad. La esclavitud siguió coexistiendo con el cristianismo durante siglos y los muy católicos reinos de Portugal y España traficaron con esclavos durante buena parte de la modernidad.

Desde luego que Ágora contiene errores e imprecisiones históricas, pero quien quiera conocer algo de historia, que lea un libro. Yo cuando voy al cine, pretendo disfrutar, no recibir una lección magistral. En todo caso, si la película de Amenábar nos puede permitir reflexionar sobre las distintas formas de intolerancia y las luchas de poder que entonces – siglo IV- y hoy se siguen dando, bienvenida sea. Buen cine, con argumentos, frente a un panorama dominado por grandes superproducciones donde abundan las tramas infantiloides, planas e intrascendentes.

Y fascinante también el tránsito de la antigüedad a la edad media. Los sabios helenísticos habían escudriñado los cielos para comprender mejor el universo, algunos incluso defendían el heliocentrismo, midieron el tamaño de la tierra, demostraban la esferidad de ésta, perfeccionaban las matemáticas y empezaban a construir ingenios tecnológicos. Pero todos los pergaminos que contenían estas mismas teorías serían barridos posteriormente, desapareciendo en destrucciones directas o por olvido.

Hypatia no fue la única mujer brillante, o de la que tengamos memoria, en esos siglos. Aquí hay que citar a Safo de Lesbos, Aspasia de Mileto, Sosípatra o Asclepigenia de Atenas. Pero lo cierto es que Hypatia no quiso someterse al obispo Cirilo y éste terminó por orquestar su muerte. Fue arrastrada desnuda por las calles de Alejandría una noche, para morir, desgarrada por conchas afiladas o tejas en manos de los parabolanos en la iglesia de Cesarion. La larga noche del cristianismo había comenzado. La Biblioteca sería destruida. Las Escuelas Filosóficas cerradas. Los científicos callados o asesinados. Los templos paganos derribados por orden de Teodosio. El saber de la antigüedad condenado. Hoy apenas conservamos un 10% de todo lo que se produjo entonces.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

Don Víctor, hoy no estoy de acuerdo con vos.

La peli, a mí, me ha parecido un peñazo, ¿porqué?:

1. los personajes no están bien creados, ni descritas las causas de las acciones. Ejemplo al canto: ¿que una señora sea matemática justifica creíblemente que se la acuse de bruja? ¿Porqué se llega a esa conclusión por parte de Cirilo? Habrá que indagar.

2. Es una peli fría, que no engancha, algo en lo que tiene mucho que ver el tratamiento del sonido, ¡ese coñazo de mala música plana a todo volumen tapando cantidad de diálogos!. También los tonos grises de las imágenes te "separan" de los personajes.

3. Las imágenes de la ciudad, de la biblioteca, etc... tomadas desde el aire demuestran claramente que son decorados y algo, para mí, infumable: ¿la biblioteca de Alejandría rodeada de páramo yerto?

Etcétera. Sólo añado que era el comentario que más se oía al salir de la sala.

En mi caso me lo pensaré muy mucho antes de ir a otra de Amenábar, según mi gusto, archisuperhipervalorado doncel. Que aborde cuestiones que nos molan, no justifica decir que es un genio del cine, ni mijita, del mismo modo que si nos gusta la poesía de Gª Montero, no debemos olvidar que sea un injuriador convicto y confeso. cada cosa en su sitio, como los fideos y el vello púbico, ya sabe.

Salud.

Erizo.

Víctor Manuel Casco Ruiz dijo...

Respecto al punto número 1:

La acusación de practicar brujería es una de las que se formularon contra Hypatia, según, por ejemplo, una de las crónicas de entonces, donde leemos

“se dedicaba como nunca se había visto a la magia, los astrolabios y los instrumentos de música y ella entretenía a mucha gente a través de sus argucias satánicas”

Procede de La crónica de Juan de Nikau, que pretende exonerar al obispo Cirilo y afirmar que esta filósofa era una hechicera.

Esa misma acusación, que revela la estrechez de los cristianos de entonces, se irá repitiendo habitualmente a lo largo de los siglos.

2. Es una peli fría. Eso según los gustos. A mi me parece intensa. Sus diálogos - con abundante presencia de los debates científicos de la época - buenos.

3. Es dificil conocer cómo era la Biblioteca original. Solo tenemos un pequeño fragmento precisamente del Serapeo. Parece ser que estaba a las orillas del puerto, en el barrio periférico del serapion... Y me temo que la Alejandría de entonces y la de ahora está rodeada por un desierto.

Pero en fin, hay sobre gustos no hay nada escrito. A mi me gustó, a otras personas no. En el cine yo ví a personas que salieron defraudada y otras que salieron encantadas. Personas llorando, o sin inmutarse.

Anónimo dijo...

Matizando:

1. Precisamente la explicación que aportas sobre la acusación es lo que falta en la peli: de ahí que me parezca mal construido el asunto.
2. Diálogos buenos, los que se oigan, normalmente los gritados. El resto los tapan las corcheas inclementes (infame mezcla de sonido, tan de moda).
3. Parece lógico pensar que un centro como la biblioteca no estaría en un páramo, sino, más bien, en el cogollo de la ciudad.

Completamente de acuerdo en lo de la subjetividad (confieso que emocionarme a mí es difícil). Yo he visto este film con demasiados efectos especiales, es decir, poco natural, artificioso. Me emociona lo espontáneo, lo sincero, no lo tecnológico.

Salud.
Erizo.

PD: a ver si voy alguna vez por Cáceres y echamos un ratico "e comeación".

Víctor Manuel Casco Ruiz dijo...

Debo reconocer que en el cine donde yo la vi la música no impedía escuchar los diálogos.

Sobre la biblioteca, o mejor dicho, el complejo del Museo (Biblioteca - Salas de investigaciones - Serapeo) no estaban en el centro de la ciudad, sino próximo al Palacio Real, el cual, como en otras ciudades de la antigüedad, se hallaba alejado del núcleo urbano.

Cristiano dijo...

Película marcadamente tendenciosa y propagandista del laicismo radical que hoy se han empeñado algunos en meternos con calzador.
Fuera de este primer y yo diría que único objetivo del director, ya se ha escrito sobradamente sobre las incongruencias y falsedades históricas de las que adolece la cinta.
Resumen: para uso y disfrute de gente del estilo de don Víctor y pobres incautos que sin conocimientos históricos vayan a ver la peli "porque está de moda".

alex dijo...

Una peli es una pel.
El cine es un producto para la masa dirigido por y para ignorantes, dejo de ser arte hace mucho.
Su objetivo es entretener y una hacerse de una buena taquilla.
Busca algo fuera de ese contexto es una muestra de gran ingenuidad.

Víctor Manuel Casco Ruiz dijo...

De Ciudadano Kane también se dijo que era un mal cine. El tiempo pone a cada uno en su sitio.

Desde luego yo he visto muy buenas y muy reconocidas películas actuales por la crítica y por los "entendidos" en arte.

Anónimo dijo...

Está claro: bonita subvención para ir allanando el terreno a la nueva ley de anti-Libertad Religiosa.

Así, Hipatia y todos los africanos son unos santos que merecen el mayor respeto... mientra que los cristianos son unos fanáticos intransigentes que no merecen libertad, sino que ahogan (¿?) a los demás con su libertad.

Y que conste que la culpa no es vuestra. Es del péndulo del nacional-catolicismo.

Por supuesto, ni he visto la película ni me la pienso descargar para ver propaganda psocialista.
Está pensada para tranquilizar a los ex-votantes de IU, que necesitan de estas cosillas de vez en cuando...

Víctor Manuel Casco Ruiz dijo...

Esta bien eso de opinar sin necesidad de ver ¿acaso no funcionan así las religiones?

Anónimo dijo...

Sí, se ahorra uno mucho tiempo.
Pero se requiere confianza en los criterios ajenos.