domingo, 6 de septiembre de 2009

Una sola religión

Después de un verano donde me he dejado llevar por la vagancia para con esta mi página blasfemaria, ya estoy de nuevo aquí.


Hasta hace unos días ha estado en el cacereño paseo de Cánovas un puesto de libros de ocasión y "de viejos". Y yo, ¡tentación tienes nombre de librero!, me he puesto las botas. Sobre todo me he hecho con aquellos libros de bolsillos - o folletines - que se publicaban en los años 30 y 40 con las mejores y las peores novelas policíacas o negras del momento. Desde Conan Doyle a Agatha Crhistie, pasando por las novelas de Charlie Chan (aquella "biblioteca de oro" de editorial Molino) o la colección "Terror" por donde desfilan Ralph Barby y su "El pozo de las maldiciones" o Clark Carrados con "La dama de los cien cuchillos".

Pero también he podido hacerme con dos pequeñas joyas religiosas: una edición latinoamericana de 1957 de la Biblia en su versión al castellano de Casiodoro de la Reina (1569) y Cipriano de Valera (1602) - La que fuera primera traducción al castellano íntegra realizada por los protestantes españoles, llamada Biblia de Reina-Valera - y el imprescindible y divertidísimo "Compendio histórico de la Religión, desde la creación del mundo hasta el estado presente de la Iglesia" de José Pintón, en edición de 1897.

A modo de diálogo o catecismo con preguntas y respuestas podemos leer párrafos como el que sigue:

"P. ¿Cuántas religiones hay?
R. No hay ni puede haber más que una; es, a saber, la que profesaron primeramente los Patriarcas (...) luego el pueblo hebreo (...) y por último, nosotros los cristianos.
(...)
P. ¿Cómo podéis decir que no hay ni puede haber más que una religión, cuando apenas se puede contar el número de las que ha habido en todos los tiempos, y vemos que aún en el nuestro permanecen muchas; por ejemplo la de los indios, chinos, mahometanos, ingleses, etc?
R. Es verdad que comúnmente se llama religión el falso culto que profesan los referidos pueblos, pero es con impropiedad, y solo se deben llamar idolatría o herejía".

¡Acabáramos! Tiene razón don Pintón: el problema de los ingleses, indios, chinos y mahometanos es que no entienden que lo suyo es pura mitología. Ya saben aquello de "llamamos mitología a las religiones de los demás".

Y es que todo creyente es un ateo en potencia: niega a todos los demás dioses. Y algunos de nosotros, que hemos ido más allá en el camino de la racionalidad, negamos a esos mismos dioses más uno más.

Y no crean que esto es cosa del pasado. Hace poco Benedicto XVI volvió a recuperar aquello de que fuera de la religión católica no hay salvación. Se ve que el rebaño está mermando y no es cuestión de andarse con relativismos culturales ni diálogos interconfesionales.

En fin. Seguiré disfrutando del "Compendio".

2 comentarios:

Sr Cincuentón dijo...

Pero hombre: ¿Acaso tu no te has dado cuenta que el escepticismo -o cientificismo como quieras llamarlo- no es ni más ni menos que "OTRA MITOLOGIA"?

¡Hay pobre esta gente que solo confía en la razón ...!

Dado que no nos dejan ser ateos, hay que elegir bien

Un fan del Spaghetti Flying Monster

Sr Sesentón dijo...

Se ve que al sr. Casco le sigue gustando esto de la religión... además de la novela policiaca.

¿Por qué tomarse tantas molestias por los dioses si están todos muertos menos uno?

Es ya fijación, ¿no?

Curioso ateísmo que depende de lo anti-religioso.