martes, 14 de abril de 2009

¡Qué cosas se decían!


Conservo en mi casa una edición de 1855 del tomo III de la Historia Eclesiástica de España, obra de Vicente de la Fuente. En la misma podemos encontrar un resumen de toda la ideología católica: su desprecio profundo por las libertades, sus manías absolutistas - que siempre disculpan por su intención de salvarnos el alma aunque sea a la fuerza - etc.

Han pasado más de 150 años, desde luego, pero a decir verdad la hipocresia eclesiástica no tenía límites entonces ni ahora. Os dejo con un pequeño fragmento del capítulo CCCIX:
La Inquisición en tiempo de Felipe II:

"En España, que estaba, y está limpia de la zizaña (protestante), por merced y gracia de Nuestro Señor, proveyeron en vedar (los eclesiásticos) generalmente todas las traslaciones vulgares de la Escritura, por quitar ocasión a los extranjeros de tratar sus diferencias con personas simples y sin letras. Y también porque tenían y tienen experiencia de casos particulares y errores que comenzaban a nacer en España y hallaban que la raiz era haber leído algunas partes de la Escritura sin las entender. (...) Vienen enseguida los Protestantes, perturban la Europa con sus Biblias".

Si es que tiene toda la razón: la Biblia es un arma que carga el diablo.

No hay comentarios: