jueves, 19 de febrero de 2009

¡Dios quiere hablarte!

Y nosotros, pobres incrédulos, almas corrompidas, ateos miserables, sin saber que Dios está a 50 centimos por mensaje de distancia.