miércoles, 14 de enero de 2009

Fernando Pastor en Cáceres

Fernando Pastor es un padre que tuvo que recurrir a los tribunales para que se retirasen los crucifijos de las aulas del Colegio Público Macías Picavea. El juez, en aplicación de la Constitución Española y las leyes europeas que reclaman de las instituciones públicas la neutralidad y aconfesionalidad en materia religiosa, le dio la razón.
El jueves 29 de enero contaremos con la presencia de Fernando Pastor en las Tribunas del Ateneo para que nos relate su experiencia y la situación actual en materia del cumplimiento de las Leyes.

“¿Crucifijos en las aulas?”

Jueves, 29 de enero a las 20:30h en las Tribunas del Ateneo

Participa: Fernando Pastor, miembro de Europa Laica, profesor universitario y promotor de la iniciativa judicial de retirada de símbolos religiosos en las aulas del colegio público de Valladolid “Macías Picavea”

Presenta: Víctor M. Casco, responsable de las Tribunas del Ateneo

16 comentarios:

Daniel M. Cruz dijo...

Supongo que un crucifijo debe molestar en un aula más o menos lo mismo que una iglesia en un barrio.
Puede servir de inspiración para algunos y dejar indiferentes a otros, pero forma parte de la cultura occidental.
Yo en mi clase de música tengo puesto un cartel de "Jesucristo Superstar" junto a otro de "Hoy no me puedo levantar".
¿Por qué ha de molestar Jesucristo? ¿A qué tipo de mente retorcida puede "ofender"?

PD: Terminarán quitando el símbolo de las aulas -cerrazón- pero no derribarán lo que representa.
Y tendrán que seguir financiando la reparación de las iglesias (al menos de aquellas que son Patrimonio de la Humanidad).

Víctor Manuel Casco Ruiz dijo...

De nuevo confusión "interesada" de conceptos, cerrazón católica ante la laicidad del Estado, oposición férrea a la separación Iglesias/Estado y pretensión "absolutista" de que la religión ocupe todos los espacios públicos, discriminando así a todos los que no creemos en esta fe que durante tantos siglos se impuso con sangre y fuego.

Estos son los conceptos que le pido medite sobre ellos:

1. La diferencia entre un aula de un colegio público y una iglesia de barrio es que el aula del colegio público es eso: PÚBLICO, de todos, y como el Estado es aconfesional en materia religiosa no puede optar por una confesión concreta. La Iglesia de barrio es un espacio religioso y privado, como lo es una mezquita o una sinagoga. Si uno va una Iglesia, sea creyente o no, debe respetar ese lugar. Y si uno va a un colegio PÚBLICO, debería hacer lo mismo.

2. ¿Hay tablas periódicas en las Iglesias? NO ¿Hay exposiciones de ciencias? NO ¿Se dan clases allí a niños que no sean católicos? NO. Entonces ¿Por qué esa pretensión de convertir las aulas de los colegios en una extensión de las Iglesias?

3. El motivo es evidente: que desde pequeño se acostumbren a esa religión. Penoso.

4. En un colegio público no se admiten símbolos religiosos en las aulas de ningún tipo para respetar a todos los alumnos. Y eso es lo que ha sancionado un Tribunal en Valladalid.

5. Un colegio público no hace PROFESIÓN DE FE

6. Y ese es un elemento básico de la democracia.

7. Y por último: se diferencia entre colegio público y colegio privado. Si uno va a un colegio privado o concertado “religioso” asume esa condición y por lo tanto respeta su ordenamiento interno. Pero si uno va a un colegio público, también debe respetar esa condición y su ordenamiento interno, que en este caso tiene que estar en consonancia con la Constitución y la neutralidad del Estado en materia religiosa por ser precisamente PÚBLICO.

Que en pleno siglo XXI tengamos que insistir en que un país con libertad religiosa solo es posible no solo si todos los ciudadanos pueden ejercer la religión que quieran o ninguna de manera libre, sino también donde el Estado se comporta de manera neutral en materia de confesiones, respetando así todas las opciones por igual.

Si lee al teólogo Juan José Tamayo, descubrirá magníficas páginas decicadas a esa defensa del laicismo desde posiciones cristianas.

Mire, no hay más que ver como han respondido los católicos a la campaña atea: ahí rechazan la libertad de expresión hablando de "respeto a las creencias", y sin embargo quieren imponer sus cruces y símbolos en todas partes.

Una gran lección de democracia.

¿También le enseña eso a sus alumnos en clase de música? ¿Que el símbolo de una religión "exclusiva" debe situarse en todas partes pese a la aconfesionalidad del Estado?

Anónimo dijo...

Hola, Victor. Sobre las bajas en la iglesia católica, islam y otras religiones, ¿de qué eres mas partidario? ¿de las apostasías o las nulidades bautismales? Por ejemplo, Rocio Carrasco, los difuntos padres de ésta, los también difuntos Carmen Ordoñez y Paquirri, Manolo Santana o Carmen Martinez Bordiú entre otros, consiguieron en su momento las nulidades de sus matrimonios religiosos.

Víctor Manuel Casco Ruiz dijo...

Me temo que no existe la "nulidad" bautismal. Uno puede optar por "apostatar", es decir, ejercer el derecho a ser considero por la iglesia como desafecto a su religión o ser excomulgado, en este caso se le considera hereje. Cualquiera de las dos formas es válidad.

La nulidad del matrimonio solo es posible si se dan estar circunstancias:

- Ser muy rico
-- Y ser muy generoso con la hipócrita Iglesia.

Daniel M. Cruz dijo...

1. ¡Un barrio es un sitio público! Lea bien y no se confunda.

2. Un crucifijo en un aula (o en cualquier otro sitio) no es una extensión de la Iglesia. Es un hecho histórico y cultural.

3. Si escondemos todos los símbolos religiosos se acostumbrarán al ateísmo (la religión sin dioses). Penoso.

4-5-6. Está claro que tenemos un concepto diferente a cerca de la libertad religiosa.

7. Yo trabajo en un IES público y sí, cada año les enseño a los alumnos algunos villancicos.

¡Espero que no ofendan a nadie!

Víctor Manuel Casco Ruiz dijo...

La acepción "público" tiene dos connotaciones:

1. Si hablamos de una institución pública lo entendemos como un espacio que gestiona cualquiera de las tres administraciones del Estado (local, autonómica y nacional). Un colegio "público" no es un lugar de "libre tránsito", sino una institución gestionada en este caso por la administración autonómica.

2. Y "público" como espacio de libre tránsito, calle, barriada, etc.

Pero ustedes se empeñan en que sus símbolos estén presentes hasta en la sopa, sobre todo en la infancia, que es la edad ideal para adoctrinarlos.

Si usted quiere que los crucifijos estén en las aulas empiece por pedir que se reforme la Constitución y donde se declara que España es "aconfesional" se ponga "confesional" y "católica". Como en tiempos de Franco. De ahí provienen la mayoría de esas cruces, ese hecho "cultural" que por lo visto nadie asocia con una religión y por lo tanto los no creyentes tenemos que verlo hasta en la sopa para satisfacción de católicos intolerantes e incapaces de respetar la "aconfesionalidad" del Estado.

Y ya que les enseña Villancicos, a lo mejor también puede enseñarle alguna bella canción judia, o un rezo islámico, tan profundo, tan hermoso, o incluso algún repertorio evangelista, o busdista... Pero claro, eso "no es cultura". Mejor adoctrinarlos con villancicos.

Daniel M. Cruz dijo...

Sí, sí, canciones judías, africanas, del gamelán de Bali,... cualquier canción vale excepto los villancicos (que "adoctrinan" a los no católicos, al parecer).

Quiero una España a-confesional, que nos dé libertad a todos para creer, cada uno en su confesión (incluyendo el ateísmo). Muy distinto estado a-confesional a estado ateo.

¿Quiénes se empeñan? ¿Los padres que siguen llevando a bautizar a sus hijos? ¿Aquellos otros que prefieren que sus hijos den clase de religión?

El crucifijo en el aula y el templo en el barrio, dije que "molestan lo mismo", no que sean equivalentes.

Víctor Manuel Casco Ruiz dijo...

"El crucifijo en el aula y el templo en el barrio, dije que "molestan lo mismo", no que sean equivalentes".

De nuevo se equivoca:

No molestan lo mismo. Ningún colectivo laicista ha pedido que se prohiban las cruces en las Iglesias, por muy visibles que sean, aunque tengan metros y metros de espesor y altura.

Se pide su retirada de los espacios públicos institucionales que representan al Estado (en cualquiera de sus administraciones)

Pero claro, mejor meter todo en un saco, decir que estamos contra las cruces personales (esas que llevan las gentes), contra las Iglesias, contra las cruces en las mismas, etc. Todo con tal de no discutir las únicas cruces que se piden su retirada: las que están en espacios incumpliendo la "aconfesionalidad" y neutralidad de las instituciones en materia religiosa.

Daniel M. Cruz dijo...

Todavía.
"Ningún colectivo laicista ha pedido que se prohiban las cruces en las Iglesias" - todavía.

Víctor Manuel Casco Ruiz dijo...

Ni lo pedirán. Aquí, los únicos que piden a los demás que no se manifiesten públicamente son algunos católicos hacia los ateos.

Tampoco es de extrañar. Hasta hace 30 años la Iglesia defendía - ¡de hecho lo sigue haciendo! - un Estado "católico" donde todas las demás religiones estaban prohibidas.

Daniel M. Cruz dijo...

¿Está ud. tan seguro?

Parece que nos falla la "memoria histórica" porque hace más de 70 ciertos demócratas republicanos se pusieron a quemar iglesias y prohibieron la posesión de cualquier símbolo religioso (no sólo cruces), ¿verdad?

Yo no estoy tan seguro de que algo parecido no se pueda volver a repetir. Hay muchas formas de imposición (algunas muy sutiles,i.e. EpC).

Víctor Manuel Casco Ruiz dijo...

Si Educación para la Ciudadanía es una imposición sutíl ¿que dirá usted de religión con profesores nombrados por el Obispado?

A lo mejor eso último no es imposición.

Daniel M. Cruz dijo...

Por supuesto que NO. A NADIE se obliga a cursar Religión Católica. Los padres sabemos muy bien de qué matriculamos a nuestros hijos/as.

Víctor Manuel Casco Ruiz dijo...

Ah, ojalá. En muchos centros de Extremadura no hay alternativa a la religión - ya lo hemos denunciado a la Consejería - y cuándo un alumno prescinde de ella, se lo saca de clase para llevarle a un aula y dejarlo en un rincón - también lo hemos denunciado, que no hay "alternativa" real.

Daniel M. Cruz dijo...

Pues hacen muy bien en defender sus derechos constitucionales, claro está. Pero no es lo mismo hacer cumplir las leyes de un estado a-confesional que imponer a todos por ley una confesión concreta y obligatoria como, por ejemplo, el ateísmo.

Víctor Manuel Casco Ruiz dijo...

"Pero no es lo mismo hacer cumplir las leyes de un estado a-confesional que imponer a todos por ley una confesión concreta y obligatoria como, por ejemplo, el ateísmo".

¿Si tiene usted el favor de indicarme qué asignatura optativa es esa o en qué colegios concertados se ofrece la "confesión atea" le estaré muy agradecido? ¿Igualmente estaría encantado me indique usted que Concordato con la Iglesia atea existe? ¿Y más aún en qué casilla de la declaración de IRPF figura "para la confesión atea"?