miércoles, 28 de enero de 2009

¡Con cuánto amor!

Beata Ángela de Foligno

No hay nada más enternecedor que ese gran amor que profesan muchas de las mayores glorias del catolicismo hacia Dios.

Lean las preclaras palabras de la beata Ángela de Foligno, puro amor por Dios:

"Por aquel tiempo, por decisión de Dios, murió mi madre, que era para mí un gran obstáculo en el camino hacio Dios. Asímismo murió mi marido, y en poco tiempo murieron también todos mis hijos. Y como había empezado a recorrer el camino de la bienaventuranza, y había pedido a Dios que me librara de ellos, su muerte fue para mí un gran consuelo, aunque guardé luto por ellos"

Por supuesto, el luto que no falte. El suyo fue un disfrute homicida con Dios. La Iglesia católica, que la elevó a beata, celebra su fiesta el 4 de enero. Es de imaginar que la "Santa Madre Iglesia" reverencia cuantas palabras y pensamientos tuvo tan buena esposa, tan buena hija y tan buena madre. Todo un ejemplo a seguir.

3 comentarios:

delara dijo...

¡Alucinante! ¿Sabes dónde puedo encontrar la cita exactamente? He buscado por Internet y parece que debe haber salido de un libro que ella dictó llamado "Memorial", pero no lo encuentro y quisiera tener apuntados los datos para reproducir la cita con exactitud si llega el caso. Yo colecciono citas asi, soy un poco rarito... :)

Víctor Manuel Casco Ruiz dijo...

Veamos: la cita proviene, efectrivamente, de su memorial, y es recogida en el apasionante libro "Historia sexual del cristianismo" de "Karlheinz Deschner"

delara dijo...

Gracias por decírmelo :)