martes, 18 de noviembre de 2008

La monja maravillas

Se ha empeñado el catolicón Bono en dejar su impronta más reaccionaria en el Congreso. En alegre compaña con el miembro del Opus Dei y diputado del PP Jorge Fernández, quien realizó en primer lugar la propuesta, pretende situar en la sede de la soberanía nacional una plaquita a una monja llamada "Maravillas de Jesús" - el nombrecito tiene güasa - sin importarle ni la laicidad y ni la aconfesionalidad de las instituciones. Y todo porque vivió en uno de los edificios contiguos.

El mismo Bono que prohibió la bandera republicana en un acto de la memoria histórica, en el mismo escenario donde no quieren hacer ningún homenaje a Azaña o a La Pasionaria, allí, por lo visto, no hay conflicto alguno por realizar un acto más de sumisión ante la Iglesia Católica.

Ese es Bono. Y que no se queje ahora el PSOE... lo pusieron ellos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Don Víctor, leo sus cosas desde hace tiempo y, en general, estoy de acuerdo con Vd., pero hay una cosita que resulta pelín irritante: su afición a la diéresis. Porfa, repase la ortografía, que tiene Vd. una licenciatura en "letras", hombre.
Salud.

Víctor Manuel Casco Ruiz dijo...

¡Me gusta ponerle cuernos a la U!