sábado, 1 de noviembre de 2008

El hermanísimo

Quería el hermanísimo del Papa, el también obispo Georg Ratzinger, escuchar la Misa en do mayor de Mozart (bellísima pieza, dicho sea de paso) en el Vaticano, en la Capilla Sixtina, interpretada por 127 músicos procedentes de Alemania y Austria. La broma le va a costar al Obispado de Ratisbona 100 millones de euros.

Podría haber escuchado la música en Alemania, sí. Incluso escucharla en el Vaticano pero con los músicos de allí. También. Y en un alarde de austeridad a la que tan poco acostumbrados están estos representantes de los pobres, podría haberse conformado con oirla en un CD. ¡Pero no! Para eso es el hermano del Papa, que manda en casa y es la palabra de dios en la tierra.

Denunciada la cosa por el colectivo "La Iglesia somos todos", el escándalo ha sido mayúsculo. Tanto que los corifeos de la secta católica se han apresurado a ofrecer las más diversas y ocurrentes explicaciones:

Dicen éstos que no se trata de una "fiesta" por el cumple del hermanísimo , sino de una iniciativa del obispado de Ratisbona a favor de la música... Qué tal acto melómano coincida con la onomástica de Georg, que éste esté presente en el Vaticano en tal ocasión y que tantos músicos alemanes sean llevados allí, en vez de, supongamos, dar el concierto en la propia Ratisbona es pura casualidad. Azar y nada más que azar.

Dicen además que el dinero no procede de los fieles, sino que ha sido puesto por la diócesis (ja, ¿y el dinero de la diócesis de donde procede?) y que es una inversión. Ya sacarán a la venta los correspondientes CDs y DVDs del evento...

Por fascículos a lo mejor.

Deseamos a Georg que cumpla muchos más, pero que lospróximos los celebre sobriamente.

No hay comentarios: